Articulos noviazgo

Cuando los Jóvenes dejan de Soñar

Dejar de soñar
Escrito por admin

Cuando ocurrió, no me di cuenta en que momento dejé de experimentar esa emoción por vivir un día mas, por adentrarme mas en la incógnita y sorpresiva que puede ser la vida, ahora es sólo un día mas, una semana mas, sólo espero que sea viernes o fin de mes o quizás navidad o alguna fiesta que me permita hacer cosas diferentes a las habituales y salir un poco de este tan estresante y rutinario diario vivir.

No se si a ti te ha pasado pero a mi si… que he estado en esos momentos de la vida donde te sientes desenfocado, sin dirección clara a dónde acudir, pero mas curioso me resulta ver que esto le pasa a los jóvenes de este tiempo, a quienes tienen un futuro prometedor por delante, que aun no han vivido nada pero es como que el mundo se les ha acabado.

Son horas perdidas en Facebook o Twitter tratando de encontrar algo que les ayude a seguir, incluso muchos buscan palabra de Dios entre las publicaciones de alguna página e inmediatamente ponen cosas como:

Si Señor, lo Creo!

compartir

 

Y no porque el mensaje esté mal, sino que hemos perdido esa intimidad que necesitamos cuando doblamos rodillas delante del Señor a solas en nuestra habitación.

Es cierto, creo que Dios puede usar Facebook, Twitter y cualquier otra cosa para actuar, pero porque nosotros cambiamos la intimidad con algo mas sencillo como las redes sociales y la web.

Es entonces cuando tu corazón deja de anhelar su presencia y ahora busca lo fácil, una  palabra, un versículo, un video que haga estremecer tus emociones al menos una vez y te puedas sentir “bendecido” aunque sea por unos momentos.

Busca un hombre que le haya servido a Dios y que no haya tenido que sufrir y llorar y que sus bendiciones hayan fluido solamente a través de Facebook y jamás lo encontrarás, crees tu que sentado frente a la computadora leyendo este artículos conquistarás esos deseos que queman tu corazón, que empujan tu alama a seguir adelante, todo aquellos que has soñado desde hace tanto tiempo.

Pues si, termina de leer este artículo si lo deseas, pero párate y ve en busca de aquello que el Señor ha depositado en tu alma y que te llevará entre victorias y caidas a cumplir tu propósito en esta vida.

Sigue soñando, nunca dejes de hacerlo, pero concéntrate en soñar una hora al día y luego trabaja 8, 10, 12 horas por alcanzar esos sueños.

Dedícate a hora una o dos horas al día y a trabajar 16 horas si es necesario para que lo pediste de rodillas no caiga del cielo sino que nazca de tus manos, germine en tierra y de fruto a su tiempo.

La semilla de tus sueños está en tu corazón, siémbrala de rodillas en el cielo y Dios se encargará de germinarla en tierra para que de sus frutos.

 

Sobre el Autor

admin

1 Comment

Leave a Reply to Lia X