Compártelo Con Tus Amigos:


Controlando la Infidelidad

La infidelidad matrimonial es una epidemia que esta llegando a niveles desastrosos.

El 80% de los emails que nos llegan de personas solicitando un consejo o una orientación, reportan problemas de infidelidad. De ese 80% el 60% es de hombres infieles y el 20% de mujeres infieles, pero se nota un aumento mayor cada día en los casos de mujeres infieles.
La infidelidad es una actitud del corazón de las personas basado en fundamentalmente en el egoísmo y en el supuesto derecho a ser feliz. La indiferencia a los principios espirituales bíblicos y una sociedad plagada de publicidad pornográfica y ausente de valores están contribuyendo poderosamente a destruir el concepto de fidelidad y amor en las relaciones matrimoniales.
Cuando una persona está desconectada de los principios bíblicos de vida, es presa fácil de las tentaciones que aparecen a diario hoy en día. Inclusive líderes religiosos y gobernantes están cada día mas expuestos a las tentaciones de inmoralidad sexual.
La infidelidad comienza generalmente cuando una pareja se desconecta emocionalmentepor alguna razón. La poca interacción emocional e íntima de esa pareja comienza a generar necesidades insatisfechas que provocan pensamientos negativos en contra de esa relación. En otros casos no existe una desconexión emocional en la pareja como tal, pero se presenta una oportunidad seductora muy atractiva y difícil de rechazar. Frecuentemente con una compañera de trabajo, un familiar cercano o una amiga de confianza.
Las tentaciones comienzan sutilmente con una mirada mas allá del límite debido, con un juego de palabras de doble sentido, con una expresión de sentimientos a la persona incorrecta, que generan pensamientos sensuales y lujuriosos y que si no se controlan se van degenerando y produciendo sentimientos de pasión sexual que cada vez se van volviendo más difíciles de controlar.
Mateo 5:27- 27 Ustedes han oído que se dijo: “No cometas adulterio.”28 Pero yo les digo que cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón. 29 Por tanto, si tu ojo derecho te hace pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder una sola parte de tu cuerpo, y no que todo él sea arrojado al infierno.
La advertencia bíblica es muy clara y contundente. Mirar a una mujer para codiciarla ya implica un adulterio real en el corazón que va a tender a consolidar un adulterio con todas sus consecuencias. Por esa razón la advertencia es tan fuerte al punto de considerar una mutilación al cuerpo como remedio a la tentación. Es indudablemente una instrucción demasiado drástica, pero que evidentemente refleja la importancia que Dios le da al riesgo de caer en este pecado del adulterio.
Gal 5:19-21 Manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, inmoralidad sexual, inmundicia, lujuria, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, divisiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a éstas.
Es evidente que la debilidad humana como consecuencia de una vida ausente de alimento espiritual conduce al ser humano a una vida de vicios y adicciones que le van a dañar toda la vida.
Mateo 26:41 Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. 2 Corintios 10:4-6: Llevando todo pensamiento cautivo a Cristo. I Cor. 6:18 Huid de la inmoralidad sexual. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; pero el que fornica, contra su propio cuerpo peca.
Para combatir la tentación a la infidelidad, las instrucciones bíblicas comienzan con una decisión de  estar vigilantes para detectar las tentaciones y orando constantemente para no caer en la tentación. También nos indica a llevar todo pensamiento cautivo a Cristo o sea a la palabra bíblica que nos advierte lo que no debemos hacer y finalmente una instrucción contundente: “huid”. Nuestro Padre Celestial sabe que si nos quedamos mucho tiempo considerando el pecado, corremos el riesgo de caer!
Para cuidar de no caer en las tentaciones de pasión sexual, debemos poner límites a las relaciones con personas del sexo opuesto. No se deben permitir reuniones a solas, ni contactos por internet, ni abrazos demasiado cordiales, ni palabras de doble sentido, ni confianzas que excedan el respeto.
Es de suma importancia tener una persona de confianza, de buen testimonio o un líder espiritual con quien conversar cuando sientes que la tentación se esta comenzando a anidar en tu mente. Es sacando a la luz esas tentaciones como pierden poder.
Dios provee una instrucción para los matrimonios para que se protejan mutuamente. I Cor 7:5: 5 No se nieguen el uno al otro, a no ser de común acuerdo, y sólo por un tiempo, para dedicarse a la oración. No tarden en volver a unirse nuevamente; de lo contrario, pueden caer en *tentación de Satanás, por falta de dominio propio.
La próxima semana vamos a estar compartiendo alguna estrategias bíblicas para las víctimas del adulterio, como pueden confrontar esta situación.
Nuestro curso Libres para Amar tiene un capítulo dedicado a este tema en el que se analiza profundamente este tema y otros mas. Adquiéranlo en nuestra página web:www.libresparaamar.org



Compártelo Con Tus Amigos:


Leave a Reply

Current month ye@r day *

Security Code:



Compártelo Con Tus Amigos:




Artículos Relacionados

musica cristiana

¿Qué Te Parece Nuestro Nuevo Sitio?

View Results

Loading ... Loading ...

Síguenos en Facebook

Redes Sociales

facebook twitter yotube

Seminario Bíblico Gratis

Who's Online

  • 0 Members.
  • 4 Guests.

Contador de Visitas